Esconderse en el experimento

Deja un comentario
pensar

¿Por qué tienes tres espacios virtuales? ¿Por qué has tenido tantos? ¿Por qué esa necesidad de cambiar las paredes de esos cuartos con la misma energía con la que te cortas la melena cuando quieres sentirte más ligera? ¿Por qué en esta última ocasión has separado lo cotidiano de lo literario de una web? ¿Te da vergüenza? ¿Te das vergüenza o es que acaso todavía tú manejas una idea de lo que has de ser como escritora en la esfera pública aunque tampoco te creas del todo esas palabras aplicadas a ti misma? ¿No te las crees? ¿Cuántas vueltas puede dar tu vida, cuánto pensarte y repensarte, hasta dejar de encontrarte complejos y complejidades que vencer?

Te preguntaste todo eso y desde este lugar que temporalmente te ofrece la mejor plataforma para mirar en ti y desde ti tu propia vida, fuiste por primera vez capaz de responder. Porque quizá por primera vez puedes mirar a una cámara y dejar que te fotografíen sin controlar absolutamente tu expresión, permitiendo captar aquello que sin embargo tú buscas en las fotos que haces. Quizá por primera vez, de verdad de la buena, has puesto coto a esa niña redicha del interior que de algún modo necesita un cierto tipo de aprobación de las personas a las que que quiere y admira. Quizás porque en este año las has decepcionado, has sido débil, han tenido ellas, esas personas amadas, que venir a tu rescate y entonces has comprobado que también, tú también eres humana.

Te preguntaste todo eso y de pronto no te importó reconocer que eres la misma, una y distinta, la misma que lee, escribe, piensa, pero hace, con las manos, tantas cosas y puede entusiasmarse con alegría infantil por un poema o por una tela antigua. Porque vienes de quienes hacen con las manos. Vienes de valorar por encima de todo saber hacer con las manos y, desde ahí, en tierra, hundidas en tierra hasta la muñeca, desde ahí se levanta todo lo demás.

Y por eso. No te prometas lo definitivo, no crees en ello. Prométete pelear, pelearte por la que eres ahora y que sus cambios sean crecimiento de raíz y ramaje nunca agostarse el tronco por falta de líquidos nutricios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s