Veritas et Lux

Deja un comentario
#paleyale

Querida Carmen, apenas son las 3 en New Haven, pero en mi intento por acostumbrar al cuerpo (y así a la cabeza) a las pautas y ritmos locales, hace ya algunas horas que di cuenta de mi almuerzo, un sándwich, en uno de los claustros de esta biblioteca. Es increíble que se construyera como catedral, cada pensamiento que dedico al asunto me maravilla más: dejar las cosas en la mesa para salir al pequeño jardín, con su fuente, sus bancos, sus caminos, sus capiteles, sus muchos estudiantes desparramados por el verde pues el sol todavía nos protege, en absoluto monacales pero al mismo tiempo funcionando forzosamente en el espacio de esa manera. Noël me regaló un ejemplar de su Sacred Realism que terminé de leer hace unas horas. Escribí a Lucas de inmediato pues tuve de pronto una sensación -que dado el lugar podríamos llamar epifánica- relacionada con nuestras clases de Realismo de quinto de carrera. Una comprensión distinta, integrada, del curso. Me cuesta explicarme: obviamente llevo conmigo los conocimientos, el aprendizaje, pero de pronto me di cuenta de que mi nivel de comprensión de lo que hicimos ese año trascendió lo intelectual. Como si de forma inconsciente hubiera redes de pensamiento, una visión de aquel mundo, cuyo mapa en mi cabeza estaba tal vez velado o no del todo acesible en sus muchas capas. Y me dirás tú que vaya peculiar manera de hacer conexiones que tengo pero… de pronto agradecí tanto el tiempo que le dedicamos a Peñas Arriba. Es decir, la mirada, la aproximación, el conocimiento situado. El de Noël ha sido para mí un libro duro y no tiene reparos en dar palos a diestro y siniestro, creo que con bastante tino aunque a mí me ha costado la lectura precisamente porque mi relación con la fe siempre ha sido compleja. Pero claro, ahí el siglo XIX, esa falta y en ese anhelo que se puede sentir doloroso porque se sabe imposible. Yo camino por la vida curada en parte gracias a Albert Camus pero eso no impide reconocer la herida de esa ausencia como prueba, otra más, la definitiva, de lo humano. Prometo que esta carta es coherente pero debo hacer una excursión antes: ayer compré y empecé a leer el libro de Marina Keegan. Apenas su ensayo “Lo contrario de la soledad” y el primer relato de ficción, además del prólogo elegíaco de su profesora más querida. Hay algo de plástico y algo de verdad en esa chica que creo reproduce la verdad y el plástico de la propia institución que la vio nacer intelectual y artísticamente. La verdad y la fuerza de su voz literaria son indudables. Supongo que el discurso de la juventud de sus 22 años es culturalmente chocante para mi medio de pensamiento y me cuesta superarlo. Me siento un poco en constante ejercicio de observación participante. Al leer, al caminar, al relacionarme con este lugar y sus dinámicas. La epifanía vino también porque caí en la cuenta de que su discurso de veritas y lux no necesariamente se consigue entre sus muros. Y es que no sé dónde me llevará la vida académica, Carmen, qué suerte buena o mala me esperará en el camino, pero lo que sí que sé es que ese éxito, ese encaje, no va a depender de ahora sino de lo que ya sucedió: de las herramientas, que son tan distintas aquí porque adquirirlas cuesta dinero y además hay que tener suerte. Es decir, la epifanía de saber que sé. Y que además mi saber fue plantado en el sentido recto para crecer sin perder de vista ni la raíz ni la altura del cielo por encima. Y esa verdad la encuentro en el afán literario de Marina Keegan. Esa  misma certeza de saber que se sabe, que se es, que hay conocimiento, talento, capacidad o voluntad de ser y existir en la tierra de una determinada manera. De Pereda a esta muchacha pasando por tus clases pero… nunca ha sido retórica darte las gracias por lo que nos diste ese último año de carrera, sin embargo, hoy entendí más de lo que pensaba que entendía al respecto de su verdadero valor. De su luz.

(19 de septiembre de 2014).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s